• Font size:
  • Decrease
  • Reset
  • Increase

Estado plurinacional

Estado plurinacional

 

Con la nueva Constitución Política del Estado, Bolivia ha adoptado un modelo de Estado que, sin dejar de ser unitario, es también un Estado plurinacional, comunitario y con autonomías. Este cambio es sustantivo porque supone reemplazar, como denominación, como horizonte, como símbolo, la otrora “República de Bolivia”, fundada el 6 de agosto de 1825, por el flamante “Estado Plurinacional de Bolivia”, inaugurado formalmente con la adopción del nuevo ordenamiento constitucional. Se trata, en todo caso, de un proceso de refundación estatal en curso. En otras palabras: es un Estado en construcción.

¿Qué significa ser un Estado Plurinacional? En principio implica el reconocimiento de otro concepto de nación, diferente al modelo tradicional de “Estado-nación” según el cual en cada Estado solamente existe una nación cívica. La plurinacionalidad –a decir de Boaventura de Sousa Santos– supone asumir la coexistencia de varias naciones culturales dentro del mismo Estado. Más todavía: conlleva el reconocimiento de los derechos colectivos y la persistencia de la identidad cultural de las naciones y pueblos indígena originario campesinos. E implica también la noción de autogobierno y autodeterminación. El reconocimiento de la plurinacionalidad, en fin, “significa otro proyecto de país, otros fines de la acción estatal y otros tipos de relación entre el Estado y la sociedad”.

En la reforma constitucional de 2004, como resultado de un prolongado proceso de reconocimiento de la diversidad cultural en Bolivia, se asumió –casi como concesión– que Bolivia era “multiétnica y pluricultural”. Con la nueva Constitución Política del Estado, vigente desde su promulgación en febrero de 2009, se dan dos saltos principistas y normativos fundamentales.

Por una parte, el reconocimiento constitucional, nada menos, de que en Bolivia no sólo habitan diferentes “etnias”, sino existen un conjunto de naciones y pueblos indígena originario campesinos que, junto a las comunidades interculturales y afrobolivianas, constituyen una parte fundacional e imprescindible de la nación boliviana.

Por otra parte, a diferencia de la anterior Ley Fundamental, Bolivia no solamente es definida como “pluricultural”, sino como un Estado intercultural. Ello supone no sólo el reconocimiento-coexistencia de diferentes culturas, sino también el reto de la complementariedad-respecto de dichas culturas con el desafío mayor de construir, entre todas, un horizonte común, a saber, la sociedad del Vivir Bien.

Así pues, la adopción de la plurinacionalidad desafía todas las premisas sobre las que se asentaba el Estado-nación moderno y tiene muchas implicaciones. Para empezar, plantea el reto de una nueva institucionalidad estatal, más bien heterogénea, comenzando por los órganos del poder público: la Asamblea Legislativa Plurinacional, que incluye circunscripciones especiales indígena originario campesinas; el Órgano Judicial y el Tribunal Constitucional Plurinacional, asentados en la noción de pluralismo jurídico y el reconocimiento de la jurisdicción indígena originaria campesina con igual jerarquía que la jurisdicción ordinaria; y, el Órgano Electoral Plurinacional, con presencia de vocales indígena originario campesinos y la inclusión de la democracia comunitaria.

¿Cuáles son las naciones y pueblos indígena originario campesinos que hacen al carácter plurinacional del Estado boliviano? La nueva Constitución Política del Estado asume la existencia precolonial de treinta y seis (36) naciones y pueblos indígena originario campesinos, garantizando su libre determinación en el marco de la unidad del Estado. Reconoce asimismo sus idiomas como idiomas oficiales del Estado que, junto al castellano, son los siguientes:

aymara, araona, baure, bésiro, canichana, cavineño, cayubaba, chácobo, chimán, ese ejja, guaraní, guarasu’we, guarayu, itonama, leco, machajuyai-kallawaya, machineri, maropa, mojeño-trinitario, mojeño-ignaciano, moré, mosetén, movima, pacawara, puquina, quechua, sirionó, tacana, tapiete, toromona, uru-chipaya, weenhayek, yaminawa, yuki, yuracaré y zamuco.

Pero el Estado Plurinacional no se limita a reconocer la existencia de naciones y pueblos indígena originario campesinos, con importantes derechos colectivos incorporados en la Constitución. El Estado Plurinacional asume y promueve también, para el conjunto de la sociedad plural boliviana, los siguientes principios ético-morales: ama qhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrón), suma qamaña (vivir bien), ñandereko (vida armoniosa), teko kavi (vida buena), ivi maraei (tierra sin mal) y qhapaj ñan (camino o vida noble).

En síntesis, la afirmación de la plurinacionalidad en el nuevo modelo de Estado implica un avance sustantivo en términos de afirmación de la diversidad y del carácter plural de la sociedad boliviana, e implica un conjunto de desafíos inherentes al difícil proceso, en curso, de refundación estatal. El horizonte, sin duda, es la realización de la interculturalidad.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

gobernabilidad.org.bo

Los contenidos, análisis y conclusiones expresados en este sitio son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la opinión del
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ni del Proyecto de Fortalecimiento Democrático.

 

Ingresa al grupo en: Facebook Siguenos en: Twitter Entra a nuestro canal en: outube Flickr Slideshare Scribd Ustream RSS
Con el apoyo de: logo_pnud_negativo logo_progdemocrati_negativo logo_papep_negativo Dirección: Calle 14 de Calacoto esq. Sánchez Bustamante
Edificio Metroboll II, piso 5
Teléfonos: (+591 2) 2624000 - 2624562
Fax: (+591 2) 2795820
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
La Paz - Bolivia