• Font size:
  • Decrease
  • Reset
  • Increase

noticias

Economía comunitaria, una alternativa de producción en Bolivia

economia_comunitariaLa economía comunitaria, modelo de producción cíclica apoyada en la pertenencia al territorio, equilibrio con la madre tierra, reciprocidad, complementariedad entre hombres y mujeres, redistribución de excedentes y con control social, fue debatida en las Mesas de Trabajo sobre Economía Plural efectuada como parte de la construcción de una normativa que fomenté y proteja los pequeños emprendimientos con equidad de género en el marco de la aplicación de la Constitución de Bolivia.

 

El documento que incorpora este enfoque se denomina "Proyecto de Ley para Mujeres Emprendedoras, Micro y Pequeña Empresarias en Equidad de Género" y el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades (VIO), con el apoyo del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), lo viene elaborando desde noviembre de 2008, con la participación de organizaciones y asociaciones de productoras de varias ciudades del país.

 

Pero no es el único documento que respalda este modelo de producción, la ex Prefectura de Oruro y la Superintendencia de Empresas presentaron a la Asamblea Legislativa el proyecto de Ley de Empresas Comunitarias, que garantiza el marco legal, define la estructura y las características de estos emprendimientos.

 

Según esta propuesta, la personalidad jurídica de las empresas comunitarias estarían elaboradas por los Ayllus (territorios), la facturación sería realizada por territorialidad, habría gradualidad en los cargos impositivos, producción familiar en función de la planificación del Ayllu, interdependecia entre éstos y control social comunitario.

 

Reynaldo Conde, de AKTUPAC, explica en qué consiste la economía comunitaria

 

También identifica tres tipos de empresas: las yuwani (familia), donde cada familia produce en base a la planificación del Ayllu y la comercialización se efectúa en forma conjunta; la Apaya (encomienda o encargo), donde una familia es responsable de la comercialización y las otras son proveedoras; y las jayma (trabajo comunal), organizadas por miembros cogestionados, es decir que las familias de la circunscripción territorial nombran una familia interna o externa para la gestión de la empresa.

 

Para el director ejecutivo de la asociación Aymaras, Kechuas y Tupiguaraníes para Ayllus y Comunidades (AKTUPAC), Reynaldo Conde, la economía comunitaria ha trascendido en el tiempo desde mucho antes del proceso constituyente reciente, gracias a su capacidad autogestionaria, asociativa y colaborativa entre los miembros de una comunidad, y vivió al margen de Estado hasta su reconocimiento tras la promulgación de la nueva Carta Magna, en febrero de 2010.

 

A tiempo de nombrar experiencias exitosas con este modelo productivo, Conde menciona a los productores de cacao y recolectores de castaña, en el oriente boliviano, y los quinueros y criadores de camélidos, en el altiplano. De acuerdo con el especialista Román Morales, hay también experiencias de este tipo en las urbes, donde existen emprendimientos grupales para la carpintería, costura, zapatería y otros. Éstas tienen como pilar de acción y organización a las juntas vecinales.

 

La Constitución Política del Estado, en su artículo 306, reconoce para sí el modelo de Economía Plural, basada en la producción estatal, privada, social cooperativa y la comunitaria, sobre los principios de la complementariedad, reciprocidad, solidaridad, redistribución, equilibrio y transparencia.

 

Hasta antes de la aprobación de la Constitución, Bolivia enfatizaba la producción estatal, privada y social cooperativa, y en menor medida la iniciativa comunitaria, por lo que ahora incorpora este nuevo modelo. Por su parte, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) también ha virando en este rumbo, así lo evidencia el nacimiento, en mayo de este año, de la Agencia de Desarrollo Comunitario (ADECOM) de Oruro, apoyada por la iniciativa ART GOLD Bolivia y el Gobierno Departamental de Oruro. Este emprendimiento toma la economía y empresa comunitarias para la producción y es administrada desde las mismas comunidades.

 

La intelectual aymara Martha Gonzales habla sobre el concepto "chacha warmi" (hombre mujer)

Equidad de género

Según la intelectual aymara Martha Gonzales, el modelo comunitario andino también sostiene un principio de complementación entre el hombre y la mujer, conocido como el "uru/aruma" o "chacha/warmi" (noche día, hombre/mujer) donde los roles definidos por la naturaleza humana se van fortaleciendo en el marco del equilibrio.

 

En este sentido, para el modelo occidental boliviano los productos son materia de explotación y aprovechamiento, en tanto que para el modelo andino los productos tienen vida y son seres de relacionamiento. En el occidental prima el interés privado y el excedente en un comercio de oferta y demanda, y en el andino se privilegia el interés de la comunidad y las equivalencias fijas.

 

En los siguientes link, le ofrecemos información adicional sobre este modelo:

 

Economía comunitaria, características y estructura, por Román Morales (PPT)

 

Mujer, economía y suma qamaña, por Martha Gonzales (PPT)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

gobernabilidad.org.bo

Los contenidos, análisis y conclusiones expresados en este sitio son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la opinión del
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ni del Proyecto de Fortalecimiento Democrático.

 

Ingresa al grupo en: Facebook Siguenos en: Twitter Entra a nuestro canal en: outube Flickr Slideshare Scribd Ustream RSS
Con el apoyo de: logo_pnud_negativo logo_progdemocrati_negativo logo_papep_negativo Dirección: Calle 14 de Calacoto esq. Sánchez Bustamante
Edificio Metroboll II, piso 5
Teléfonos: (+591 2) 2624000 - 2624562
Fax: (+591 2) 2795820
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
La Paz - Bolivia