• Font size:
  • Decrease
  • Reset
  • Increase

Elecciones de 2005

Elecciones de 2005: la victoria del MAS

posesion_morales

Las elecciones generales del 18 de diciembre de 2005 fueron resultado de la crisis política de junio de 2005 que derivó en la renuncia y posterior sucesión constitucional de Carlos Mesa, bajo el acuerdo congresal de aprobar la convocatoria a elecciones nacionales y la realización de elecciones para prefectos departamentales. Este acuerdo incluyó además la realización simultánea del referendo sobre autonomías departamentales y la elección de constituyentes para julio de 2006 (Mayorga, 2007).

El proceso electoral dio como partido ganador al Movimiento al Socialismo, pero lo que generó mayor sorpresa fue la contundencia de esta victoria: el MAS ganó con una votación del 53.7%; el más alto porcentaje de todo el periodo democrático iniciado en 1982.

Una rápido repaso a la geografía electoral resultado de la elección del 18 de diciembre, nos permite apreciar con claridad cómo el MAS ganó en cinco de los nueve departamentos y ocupó un sorpresivo segundo lugar en distritos como Tarija y Santa Cruz. En La Paz ganó en todos los asientos electorales; su victoria electoral también se concretó en las circunscripciones del altiplano norte de La Paz, reductos del Movimiento Indígena Pachakuti (el MAS ganó con 55% frente al 29% del MIP en Achacachi, escenario de la rebeliones del 2000 y 2001). Con estos resultados, el MAS se consolidó como el único partido con presencia nacional (Stefanoni, 2006).

La victoria electoral se expresó también en una presencia masiva a nivel del Congreso de la República: en la cámara de diputados el MAS logró 72 de los 130 escaños, de los que 41 pueden considerarse indígenas, incluidas 5 mujeres; pero tuvo sólo 12 de los 27 senadores, de los que 4 eran indígenas, incluida la única mujer senadora (Albó, 2006).

De esta manera la izquierda se condensó en el MAS, porque el MIP perdió su personería jurídica al obtener una exigua votación; además logró una supremacía congresal con 84 de 157 parlamentarios que le permitió controlar la cámara de diputados y la presidencia del senado merced al apoyo de fuerzas menores.

Ahora bien ¿en términos de autorepresentación política campesina e indígena, que nos señala esta victoria? Primero, la presencia de un líder campesino indígena en el cargo de presidente, sumada a la numerosa representación parlamentaria campesina indígena, pone fin a un sistema de exclusión política y social vigente desde la fundación de la República. Por primera vez la sociedad boliviana, incluido los propios campesinos e indígenas, asumen como sujeto político y de poder a un campesino indígena; las consignas de las movilizaciones aymaras del 2000 y 2001 en el sentido de que “un indio puede ser presidente de Bolivia” o “los indios también pueden gobernar”, se hizo realidad en las elecciones de 2005.

Finalmente, la victoria del MAS termina instalando en la sociedad un imaginario de cambio alrededor de lo campesino indígena originario, que marcó el compas de las transformaciones estatales y sociales en los siguientes años.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

gobernabilidad.org.bo

Los contenidos, análisis y conclusiones expresados en este sitio son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la opinión del
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ni del Proyecto de Fortalecimiento Democrático.

 

Ingresa al grupo en: Facebook Siguenos en: Twitter Entra a nuestro canal en: outube Flickr Slideshare Scribd Ustream RSS
Con el apoyo de: logo_pnud_negativo logo_progdemocrati_negativo logo_papep_negativo Dirección: Calle 14 de Calacoto esq. Sánchez Bustamante
Edificio Metroboll II, piso 5
Teléfonos: (+591 2) 2624000 - 2624562
Fax: (+591 2) 2795820
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
La Paz - Bolivia